Redes y Marketing

Redes sociales: las afortunadas son pocas

Las redes sociales siguen avanzando a la velocidad de la luz. Aunque nuestro topmind en Redes Sociales se base en Facebook, en la mayoría de los casos, son muchas las que nacen desde cero día tras día, con la finalidad de llegar a un target cada vez más segmentado.
Primero fue la irrupción de Facebook, en donde todo el mundo poco a poco se ha ido creando un perfil. Son muy pocos los que todavía se resisten a provar esta red social ya que la mayoría de internautas encuentran su espacio en Facebook, seas como seas te sientes acogido. Es la intención, una red social y plural, para todos los gustos donde puedes compartir lo que quieras: conversaciones informales, más formales, tus posts en el blog o una aplicación que te permite cuidar de tus cerditos en una granja.
No todas son así, enseguida descubrimos en España LinkedIn y Xing. Algunos prefieren la primera, otros se quedan con la última. Pero todos los que estén inscritos en ellas, tienen un objetivo común: mostrar la experiencia profesional y establecer contactos con áreas profesionales de nuestro interés.
En Twitter dicen, cuentan y se rumorea que los contactos son aquellos con los que nos gustaría haber ido a clase. Pues la verdad, estoy bastante de acuerdo con esta afirmación. Muchos de nosotros allí conversamos con los de nuestro sector profesional, con los grandes y no tan grandes pero que siempre aportan algo de interés en 140 caracteres. Evidentemente, cada uno puede utilizar Twitter (y las otras redes) con el objetivo que desee, simplemente hablo de mayorías.
Podríamos seguir hablando de Tuenti, Myspace, Hi5, Second Life o Sonico para poner algunos ejemplos.
Pero concretamente, me referiré a las que nos pueden parecer más específicas, freaks o incluso exclusivas. Alguien conoce The Sphere ? Bien pues, con este nombre tan chic se esconde una red social europea únicamente dirigida a personas con un alto poder adquisitivo. Allí se dan cabida grandes financieros, top models o deportistas de élite. Esta red social de lujo ofrece varios servicios que de seguro nada tienen que ver con cuidar de unos ponis o unas vacas en el Farmville. Si no sois uno de estos “vip” no vale la pena intentar inscribirse, ya que un estricto comité escoge qué solicitudes son válidas o no para entrar a formar parte de este reducido círculo.
Las redes sociales también pueden estar rigurosamente segmentadas con el fin de dar de pleno en la diana. Seguro que es la manera de acertar sin apenas tener la posibilidad de equivocarte. Menos personas pero seguramente mucho más fieles. Si lo comparamos con los distintos canales de televisión que nos ofrece la TDT, nos daremos cuenta que un canal de caza y pesca es muy concreto, pero posiblemente todos los aficionados a ello están enganchados con la programación de dicho canal de televisión.
Lo último ha sido la aparición de Flattr, una red social de micropago sueca que permite valorar los contenidos de otros usuarios. Si les das un “me gusta” ellos ganan X dinero. Es una forma de dar apoyo a aquellos que crean algún tipo de contenido y animarles a que continúen creándolo. Las condiciones son para todos iguales, así que todos pueden hacer creaciones y verse “beneficiados” por los micropagos que recibe de otros usuarios. Los suecos están incitando al esfuerzo personal para que el buen contenido sea gratificado con dinero, lo que quiere decir que los “me gusta” no se reparten porque si, sino porque tienen su mérito.
Este tipo de redes sociales tan específicas tienen el éxito asegurado. Seguramente no tendrá un número muy elevado de seguidores, pero si que la calidad de éstos será alta en relación a lo que cada red social pretende. Ahora bien, cuál es el objetivo que las redes sociales propias de cualquier empresa o marca? Qué sentido tiene una red social de Coca-cola? Todos los que nos apuntemos en ella nos gustará esta bebida, seguro. Y? Si no ofrecen nada más como valor añadido nos vamos a quedar con nuestro Facebook de toda la vida. No porque una red social tenga éxito las demás también lo tendrán. En el fondo, una red social de una marca en concreto no es más que una forma de comunicar y, por lo tanto, una estrategia que debe estar bien fundamentada. No nos apuntemos al carro sin saber qué vamos a ofrecer, a quién y por qué.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *